Print Friendly, PDF & Email

Éxodo 2:11 al 25 Tiempo después, cuando Moisés ya era adulto, fue a visitar a sus hermanos hebreos para ver las pesadas cargas que llevaban, y vio a un egipcio golpeando a uno de ellos. 12 Así que miró a un lado y al otro y, como no vio a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena. 13 Al día siguiente salió y vio a dos hebreos peleándose. De modo que le dijo al que tenía la culpa: “¿Por qué le pegas a tu compañero?”. 14 Él le respondió: “¿Quién te nombró a ti príncipe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme, como mataste al egipcio?”. Entonces Moisés se asustó y pensó: “¡Ya se supo lo que hice!”.15 Cuando el faraón se enteró, quiso matar a Moisés. Pero él huyó del faraón y se fue a vivir a la tierra de Madián. Al llegar allí, se sentó junto a un pozo. 16 Pues bien, el sacerdote de Madián tenía siete hijas. Y ellas llegaron a sacar agua y a llenar los bebederos para el rebaño de su padre. 17 Pero llegaron unos pastores y, como hacían a menudo, las echaron de allí. Al ver esto, Moisés se levantó para ayudar a las mujeres y le dio de beber al rebaño. 18 Cuando ellas regresaron a la casa de su padre Reuel, él les preguntó extrañado: “¿Por qué llegaron hoy tan pronto a casa?”. 19 Ellas le respondieron: “Un egipcio nos defendió de los pastores. Hasta nos sacó agua y le dio de beber al rebaño”. 20 Entonces él les dijo a sus hijas: “¿Y dónde está? ¿Por qué lo han dejado allá? Llámenlo, para que venga a comer con nosotros”. 21 Después, Moisés aceptó quedarse a vivir con el hombre, y él le dio a su hija Ziporá como esposa. 22 Con el tiempo, ella tuvo un hijo, y Moisés lo llamó Guersom, porque dijo: “Me he convertido en un residente extranjero en esta tierra”. 23  Pasó mucho tiempo y el rey de Egipto murió. Aun así, los israelitas siguieron lamentándose por su esclavitud y quejándose. Y sus súplicas por ayuda siguieron subiendo al Dios verdadero. 24 Con el tiempo, Dios oyó sus lamentos y recordó el pacto que había hecho con Abrahán, Isaac y Jacob. 25 Por tanto, Dios se fijó en los israelitas y los tuvo en cuenta.

MOISÉS DEMOSTRÓ LEALTAD A JEHOVÁ Y A SU PUEBLO

Éxodo 2:11 y 12 11 Tiempo después, cuando Moisés ya era adulto, fue a visitar a sus hermanos hebreos para ver las pesadas cargas que llevaban, y vio a un egipcio golpeando a uno de ellos. 12 Así que miró a un lado y al otro y, como no vio a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.

. Moisés tenia cuarenta años en este momento, había pasado la mayor parte de su vida en la casa del Faraón como nieto de el, pero sabia que sus padres y hermanos eran hebreos.
. El cometió el grave error de matar a un egipcio porque creía que con el poder de su fuerza iba a liberar a Israel.

Zacarías 4:6 Entonces siguió diciéndome: «Ésta es palabra de Jehová para Zorobabel, y dice: “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.”

MOISÉS HUYE AL DESIERTO

Hechos 7:22 al 29 22 Así que Moisés fue educado en toda la sabiduría de los egipcios. De hecho, era poderoso en palabras y acciones. 23 ”Ahora bien, cuando cumplió 40 años, decidió hacerles una visita a sus hermanos, los hijos de Israel. 24 Cuando vio que maltrataban a uno de ellos, lo defendió y lo vengó matando al egipcio que lo maltrataba. 25 Él pensó que sus hermanos comprenderían que Dios los estaba salvando mediante él, pero ellos no lo comprendieron. 26 Al día siguiente fue adonde unos que se estaban peleando y trató de que hicieran las paces. Les dijo: Hombres, ustedes son hermanos. ¿Por qué se maltratan?. 27 Pero el que estaba maltratando a su compañero empujó a Moisés y le dijo: ¿Quién te nombró gobernante y juez sobre nosotros? 28 No querrás matarme como mataste al egipcio ayer, ¿verdad?. 29 Al oír esto, Moisés huyó y vivió como extranjero en la tierra de Madián, donde tuvo dos hijos.
Moisés no entendió los tiempos de Dios.

Eclesiastés 3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

El tiempo madura a las personas.
Llegar a tener un corazón quebrantado es clave para que podamos hacer la obra de Dios.

EL DESIERTO NOS PREPARA PARA LA OBRA DE DIOS

1 Pedro 5:10 Ahora bien, después de que hayan sufrido por un poco de tiempo, el Dios de toda bondad inmerecida, que los llamó a su gloria eterna en unión con Cristo, él mismo terminará el entrenamiento de ustedes. Él los hará firmes, él los hará fuertes, él los pondrá sobre una base sólida.
En el desierto Moisés estuvo otros 40 años de su vida. Se preparo, adquirió paciencia, mato sus egos personales, rompió su yo que estaba centrado en el mismo.

Números 12:3 Moisés era un hombre muy humilde, más que cualquier otro hombre sobre la superficie de la tierra.
El desierto te muestra que no hay otro motivo o otra razón para vivir que no sea Dios.

CONCLUSIÓN

1 Pedro 5:6 Por lo tanto, humíllense bajo la poderosa mano de Dios, para que él los engrandezca a su debido tiempo,

Todo en la vida llega. Cuando estamos en los caminos de Dios somos bendecidos en toda magnitud, en el máximo nivel que nos podamos llegar a imaginar.

 

Compartí en tus redes sociales!