Jeremías 17:10 Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.

Desarrollo del mensaje
Vamos a trabajar con la vida de el Rey David después de que peco con Betsabé. El le hace esta oración a Dios, porque entendía que el Señor examina los corazones de todas las personas.

Salmo 51 1 Ten compasión de mí, oh Dios, conforme a tu gran amor; conforme a tu inmensa bondad, borra mis transgresiones. 2 Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. 3 Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. 4 Contra ti he pecado, solo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos; por eso, tu sentencia es justa, y tu juicio, irreprochable. 5 Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre. 6 Yo sé que tú amas la verdad en lo íntimo; en lo secreto me has enseñado sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve. 8 Anúnciame gozo y alegría; infunde gozo en estos huesos que has quebrantado. 9 Aparta tu rostro de mis pecados y borra toda mi maldad. 10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu. 11 No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu. 12 Devuélveme la alegría de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga. 13 Así enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se volverán a ti.

 

V1. Ten compasión de mí, oh Dios, conforme a tu gran amor; conforme a tu inmensa bondad, borra mis transgresiones.

Pide compasión – Conforme al gran amor de Dios – Conforme a la inmensa bondad – borra mis transgresiones.

  • ¿Donde quedan esas transgresiones?
  • ¿Porque la necesidad de pedir que lo borre?
  • ¿Que ocurre con los argumentos que quedan en nuestra contra?

Debemos acudir a Dios y al poder de la sangre de Jesucristo para que todos nuestros pecados sean quitados del mundo espiritual y satanás no pueda usarlos en nuestra contra.

Isaías 1:18 “Vengan, pongamos las cosas en claro dice el Señor. ¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!”

Amos 7:7 y 8 7 Me enseñó así: He aquí el Señor estaba sobre un muro hecho a plomo, y en su mano una plomada de albañil. 8 Jehová entonces me dijo: ¿Qué ves, Amós? Y dije: Una plomada de albañil. Y el Señor dijo: He aquí, yo pongo plomada de albañil en medio de mi pueblo Israel; no lo toleraré más.

Hebreos 10:17 añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.

Es muy importante nuestro reconocimiento y arrepentimiento.

 

V2. Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado.

Pide la limpieza de la maldad interna.
Siempre queda presente el pecado.
La consumación del pecado queda registrado en las imágenes mentales.

Santiago 1:14 Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.


 

V3 y 4. 3 Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. 4  Contra ti he pecado, solo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos; por eso, tu sentencia es justa, y tu juicio, irreprochable.

La maldad trae sentencia y juicio

 

V5 al 7. 5 Yo sé que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre. 6 Yo sé que tú amas la verdad en lo íntimo; en lo secreto me has enseñado sabiduría. 7 Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

Reconoce la maldición con la que se ingresa al mundo.
Pide la purificación que solo llega al ser humano por medio de Jesucristo.
La sangre de Jesús hace que seamos limpios de toda maldición y restaura nuestra vida interior y también nuestra relación con otros.
Es muy importante que opere la sangre de Jesús en nuestros corazones para poder cambiar la dirección del corazón pecaminoso.

Proverbios 16:7 Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.

 

V8. Anúnciame gozo y alegría; infunde gozo en estos huesos que has quebrantado.

Infunde gozo en los huesos.

Como el pecado comienza a secar los huesos de los seres humanos.
Trae enfermedades. Acarrea toda clase de males contra la vida de quien lo practica.

 

V10. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu.

Crea un corazón limpio.

Renueva la firmeza de mi espíritu.

 

V11. No me alejes de tu presencia ni me quites tu santo Espíritu.

No quiero vivir sin tu presencia.
La peor consecuencia del pecado es vivir lejos del Espíritu de Dios.

 

V12. Devuélveme la alegría de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga.

El gozo de la salvación se pierde.
Ayúdame a ser obediente.

Proverbios 16:2 NTV La gente puede considerarse pura según su propia opinión, pero el Señor examina sus intenciones.

 

V13. Así enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se volverán a ti.

Cuando nos arrepentimos y volvemos a Dios podemos enseñar a la gente los caminos de Dios.

 

Conclusión

Salmo 37:23 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, Y él aprueba su camino.

Debemos permitir que Dios trabaje adentro de nuestro corazón para que EL pueda crear un corazón nuevo.

 

Descargar PDF Descargar PPT

 

Comenta!

comentarios