Print Friendly, PDF & Email

Muchas personas se ven muy lindas, exitosas, prósperas, y sana por fuera, pero por dentro hay muchos que está́n enfermos de cuerpo y alma. No se ve por fuera, pero hay quienes están llenos de inmoralidad, y físicamente tienen cá́ncer y otros que van muriendo por enfermedades del alma siendo golpeados por sus emociones.
Un estudio realizado a 120 mil personas en 5 años detectaron que la enfermedad que abunda entre los 20 y 30 años es la del suicidio por depresión, desde los 50 a los 65 años toda clase de cá́ncer y problemas cerebrales.
Muchos se hacen estudios físicos para mantenerse sanos, pero para tener una salud total debemos tener el cuerpo y el corazón sano. El estilo de vida y las actitudes está́n ligadas categóricamente con la salud. Si cuidamos el corazón todo el cuerpo puede estar sano.

1. OÍR LA VOZ DE DIOS Y OBEDECER
Porque lo que más desea el Sensor es la obediencia. Una obediencia sincera, profunda, desde el corazón.

1 Samuel 15:22 y 23 22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. 23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey.

El Señor pone a una altura superior que los sacrificios a la obediencia. Para Dios es mas importante la obediencia que el servicio que demos en el templo, a la gente, las ofrendas y diezmos que entreguemos. ¿Por qué? Porque la obediencia honra a Dios y la desobediencia abre las puertas del mundo espiritual dándole lugar a satanás.

Santiago 4:7 Por tanto, sométanse a Dios. Resistan, pues, al diablo y huirá de ustedes.

Prestar atención es parte fundamental del sometimiento a su voluntad. Muchas veces Dios nos habla por medio de los pastores, de los padres, de algún familiar, o en medio de alguna circunstancia donde nos advierte de como debe ser nuestra obediencia.
Cuando el Señor quiere que hagas algo, te va a llamar por medio de otras personas, te va a realizar el pedido de que hagas algo que muchas veces en la rebeldía humana no vas a querer hacerlo, por eso es tan importante que seamos obedientes y estemos atentos a todas las directivas de Dios.
Desobedecer se termina convirtiendo en una rebeldía departe nuestra hacia Dios. Y cuando entramos en esa categoría, comenzamos a perder todos los beneficios que habíamos adquirido.

Hay muchos que viven en desobediencia. Creer en El y obedecerle es la verdadera fe que debemos profesar.

Cuando Saúl fue nombrado como el primer rey de Israel, el profeta Samuel lo llamó y le dijo: Cuando salimos de Egipto hubo un pueblo que atacó a Israel y fueron los Amalecitas, ahora que ya estamos fuertes ve y destrúyelos. Y le dijo que matara hasta al ultimo animal. Saúl mató a todos los amalecitas, tomó preso a los reyes y bestias y volvió victorioso. Pero cuando vino Samuel oyó el ruido de animales y le dijo: Señor, Señor! se te mando que destruyeras a Amalec ¿qué son esos ruidos de animales? El pueblo vio que eran muy buenos y los trajeron para ofrecer en sacrificio al Sensor. Y Samuel le dijo: El obedecer es mejor que los sacrificios y prestar oído a las palabras de Dios. Como no obedeciste a la voz de Dios eres desechado.

Era un juicio de Dios para con Saúl. Así que nosotros tenemos que obedecer a Dios en todo lo que se nos pide para que siempre le agrademos delante de su presencia.
Miremos el ejemplo de Jesús, el salvador. El paso por muchas tentaciones, pero no desobedeció.

Filipenses 2:8  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

La cruz era demasiado dura, por eso le dijo a su Padre, si es posible pasa de mi esta copa, pero no sea mi voluntad sino la tuya. Como su Padre quería que muriese en la cruz, El obedeció.

Romanos 5:19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.

2. SI OBEDECEMOS, DIOS NOS PONDRÁ EN ALTO

Deuteronomio 11:6 He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición:

La elección es lo que me permite ver hacia donde vamos en la vida. Somos arquitectos de nuestro destino, diseñamos lo que seremos en el futuro. Muchas personas culpan al entorno y dan explicaciones de porque les va mal. Es necesario que podamos entender que cada decisión que hemos tomado en el pasado, fue la que nos trajo hasta donde hoy estamos. No fueron los vecinos, el jefe del trabajo, el esposo, etc… fueron nuestras decisiones.
Si decido según la voluntad de Dios y tengo actitudes acordes a la decisión, me aseguro la bendición del Señor.

Deuteronomio 28:13 Y te pondrá el Señor a la cabeza y no a la cola, solo estarás encima y nunca estarás debajo, si escuchas los mandamientos del Señor tu Dios que te ordeno hoy, para que los guardes cuidadosamente;

El prometió que el que cree en El, y le obedece, seria cabeza y no cola. Estaría siempre arriba y nunca abajo. Una clave, algo muy importante es escuchar y guardar en nuestro corazón sus palabras. Eso significa que lo voy a convertir en habito en mi vida, y hacer todo lo que Dios desea que yo haga.

Deuteronomio 28:7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

Hay una promesa de que todos los enemigos que se te presenten será quebrantados por la mano de Dios. Tendrás tanto poder por causa de la obediencia, que vendrán por un camino y huirán por siete caminos. No van a poder resistir la presencia de Dios en tu vida.
Se van a levantar sin saber quien te protege, pero HUIRÁN de tu presencia cuando se den cuenta que Dios es tu respaldo.
Sea una persona o una nación, si obedecen a Dios vaya donde vaya será cabeza y estará muy bendecido.

3. EL QUE OBEDECE MIS MANDAMIENTOS.

Dios llamó a Moisés en el desierto y le dio 10 leyes para que cumpla su pueblo.
Éxodo 20 podemos ver cada uno de los mandamientos que el Señor le entrego a Moisés para que el pueblo de Israel sea bendecido en forma continua.
Los mandamientos son como el manual de un vehículo, si lo usamos al auto como dice el manual, a la larga veremos resultados favorables, pero si lo maltratamos haciendo lo que nosotros consideramos y no lo que dice el manual, tendremos malas consecuencias.
Esos mandamientos eran no sólo para Israel, sino para toda la humanidad. Si nos proponemos obedecerlos ellos nos son de bendición.
Cuando nos mantenemos en obediencia a sus mandamientos, todo lo que pidamos en oración el Señor nos lo concederá. Tal vez todo no llegue en el momento, pero aunque se tarde un poquito, Dios siempre nos dará las respuestas a lo que estemos pidiendo.
Las respuestas muchas veces es por un si, y aveces por el no. Eso significa que cuando estamos bajo la bendición, Dios va cerrando puertas (aunque no entendamos) y en otras ocasiones va a abrir las puertas para que podamos seguir haciendo su voluntad.
Para que vivamos muchos años y bendecidos, debemos renunciar a las ambiciones y obedecer sólo las leyes de Dios.

4. CUMPLIR TODOS SUS MANDAMIENTOS.

Se refiere a mandatos o regulaciones especificas de Dios.

Deuteronomio 26:16 Jehová tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y decretos; cuida, pues, de ponerlos por obra con todo tu corazón y con toda tu alma.

Siempre debemos prestarle mucha atención a esta palabra. Parece muy complicado cumplir todo, pero luego nos damos cuenta de que todo tiene su razón.
Si no entendemos, enseguida pensamos: ¿Por qué es tan complicado Dios? Pero al entender vemos que son de gran bendición para nuestras vidas cada uno de sus mandamientos.
En este tiempo Dios nos pide lo siguiente: El bautismo, la Santa Cena, el día de descanso, dar el diezmo, ofrenda.
Los cristianos debemos bautizarnos en el nombre de la Trinidad de Dios; entonces morimos con Jesús y resucitamos con El como nuevas criaturas.

Colosenses 2:12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

El bautismo simboliza la muerte para el mundo delante de los demás. En la Iglesia primitiva debían bautizarse o no se los consideraba del todo cristianos. Aun Jesús vino al Jordán para ser bautizado a los 30 años. Y ordenó a sus discípulos que al predicar bautizaran a las personas en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

La Santa Cena también es una ordenanza de Dios.

Mateo 26: 26 al 28 26 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.

Dice la palabra que Jesús puso su vida por nosotros, y en representación a esa sangre derramada y ese cuerpo desgarrado está la Santa Cena. Y el cristiano participa de ese sacrificio durante la Santa Cena.
Otra ordenanza es guardar el día santo. En la antigüedad, la persona que la obviaba tenia que morir. Los cristianos participamos del nuevo Pacto y debemos guardar el día santo o podemos morir espiritualmente.
El día de reposo es para nosotros los cristianos el domingo. Donde participamos de la alabanza a Dios, la adoración, la ofrenda, los diezmos, la palabra de Dios, la comunión entre los hermanos. Así es como debemos guardar el día de reposo, para que nuestro espíritu siempre este lleno de la presencia del Señor.
La otra ordenanza es el diezmo. Algunos pensarán porqué tantos requisitos para vivir sanos, pero tenemos que tener una relación correcta con Dios para que su bendición nos llene de salud.
La salud física requiere primeramente de la salud espiritual. En

Malaquías 3:10 al 12 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.

Si estamos bien con El, venceremos cualquier dificultad económica. Su presencia con nosotros es un tesoro. Aunque tengamos conocimiento inteligencia y capacidad, si no reconocemos al Señor nos saldrán mal las cosas. Pero si estamos con el Señor, al principio quizás no sea pronto, pero con el tiempo nos hará cabeza en todo proyecto que emprendamos en la vida.

Salmo 91: 1 al 16 1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. 2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. 3 El te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. 4 Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. 5 No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, 6 Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. 7 Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. 8 Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos. 9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, 10 No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. 11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. 12 En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra. 13 Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón. 14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. 15 Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. 16 Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

CONCLUSIÓN
Cuando vivimos obedeciendo a los mandamientos de Dios, por fe vivimos sanos física y emocionalmente. Pero también debemos llevar a los demás a esta vida, donde les enseñemos por medio de nuestro ejemplo, y de nuestras palabras a poder ser obedientes al Espíritu Santo de Dios.
El diablo siempre viene a robar, matar y destruirnos por medio de la desobediencia. Pero la palabra dice que el que está con nosotros es más grande que el que está en el mundo. Así que siempre debemos creer y confesar esta verdad.
Piense en grande, pero no exagere creyendo que usted es grande. Piense en grande significa que crea que le ira bien, y que triunfara porque DIOS ES GRANDE.
Un proverbio dice que del patio del rey sale otro rey. Si estas en la Iglesia y estas en obediencia, se manifestara en tu vida bendiciones continuas, porque estas dentro del Reino del Rey de Reyes y Señor de Señores, JESUCRISTO.

 

 

 

Compartí en tus redes sociales!

Comenta!

comentarios