¡Volvé a disfrutar el culto aquí!




INTRODUCCIÓN

ESTER SALVA A ISRAEL
La nación de Israel esta a punto de ser destruida por un edicto. En esa nación Dios había colocado como esposa del Rey Asuero a Ester que era una judía, sobrina de un hombre llamado Mardoqueo.
El rey que estaba en la ciudad de Susa era Asuero del libro de Ester. Se cree que este Asuero es Jerjes I, hijo del rey persa Darío el Grande. Con el se casa Ester.
Veremos una impactante historia donde el que desea destruir el pueblo de Dios termina destruido cayendo en su propia trampa.
 
LA GRACIA DE DIOS ESTA EN ESTER
Ester 2:1 al 4 1 Pasadas estas cosas, sosegada ya la ira del rey Asuero, se acordó de Vasti y de lo que ella había hecho, y de la sentencia contra ella. Y dijeron los criados del rey, sus cortesanos: Busquen para el rey jóvenes vírgenes de buen parecer; y ponga el rey personas en todas las provincias de su reino, que lleven a todas las jóvenes vírgenes de buen parecer a Susa, residencia real, a la casa de las mujeres, al cuidado de Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres, y que les den sus atavíos; y la doncella que agrade a los ojos del rey, reine en lugar de Vasti. Esto agradó a los ojos del rey, y lo hizo así.
Ester 2:8 Sucedió, pues, que cuando se divulgó el mandamiento y decreto del rey, y habían reunido a muchas doncellas en Susa residencia real, a cargo de Hegai, Ester también fue llevada a la casa del rey, al cuidado de Hegai guarda de las mujeres. 
Ester 8:15 al 17 15 Cuando le llegó a Ester, hija de Abihail tío de Mardoqueo, quien la había tomado por hija, el tiempo de venir al rey, ninguna cosa procuró sino lo que dijo Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres; y ganaba Ester el favor de todos los que la veían. 16 Fue, pues, Ester llevada al rey Asuero a su casa real en el mes décimo, que es el mes de Tebet, en el año séptimo de su reinado. 17 Y el rey amó a Ester más que a todas las otras mujeres, y halló ella gracia y benevolencia delante de él más que todas las demás vírgenes; y puso la corona real en su cabeza, y la hizo reina en lugar de Vasti.


–          Para el lugar adonde fuimos asignados en la vida, la gracia y la benevolencia de Dios estará para con nosotros.
–          Nunca debemos forzar situaciones donde las puertas no se abren, porque estaremos desgastando nuestras vidas y metiéndonos en líos que después serán de de mucho dolor.
–          Necesitamos aceptar la voluntad de Dios y entender que cuando el quiere hacer algo con nosotros, el abre la puerta y jamás nadie la puedo cerrar.

 
LA MUERTE SE LEVANTA CONTRA ELLOS


–          Cuando no te inclinas ante la idolatría y las fuerzas espirituales que reinan en el mundo, las fuerzas de maldad, la muerte en este caso, buscan la destrucción.
Ester 3:5 y 6  Y vio Amán que Mardoqueo ni se arrodillaba ni se humillaba delante de él; y se llenó de ira. Pero tuvo en poco poner mano en Mardoqueo solamente, pues ya le habían declarado cuál era el pueblo de Mardoqueo; y procuró Amán destruir a todos los judíos que había en el reino de Asuero, al pueblo de Mardoqueo.
Ester 3:8 al 11 Y dijo Amán al rey Asuero: Hay un pueblo esparcido y distribuido entre los pueblos en todas las provincias de tu reino, y sus leyes son diferentes de las de todo pueblo, y no guardan las leyes del rey, y al rey nada le beneficia el dejarlos vivir. Si place al rey, decrete que sean destruidos; y yo pesaré diez mil talentos de plata a los que manejan la hacienda, para que sean traídos a los tesoros del rey. 10 Entonces el rey quitó el anillo de su mano, y lo dio a Amán hijo de Hamedata agagueo, enemigo de los judíos, 11 y le dijo: La plata que ofreces sea para ti, y asimismo el pueblo, para que hagas de él lo que bien te pareciere. 
–          No podemos ceder a las presiones del mundo y dejar de seguir a Dios.
–          Amán le cuenta mentiras al rey acerca de los israelitas. ¨Son malos y no obedecen tus leyes,¨ dice.
–          Asuero no sabe que su esposa es israelita. Así que escucha a Amán, y hace una ley que dice que en cierto día se ha de dar muerte a todos los israelitas.
–          Cuando no encontramos salida en la vida, debemos levantar la mirada al cielo y clamar a Dios.

 
LA FE Y LA CONFIANZA EN DIOS
Ester 4:15 al 17 15 Y Ester dijo que respondiesen a Mardoqueo: 16 Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca. 17 Entonces Mardoqueo fue, e hizo conforme a todo lo que le mandó Ester.
–          La primer medida que toman para mostrar su fe y confianza en Dios es declarar un ayuno y oración para que el Dios del cielo traiga poderosas respuestas a la tierra.
–          Hay estados espirituales que demandan de ayuno y con temas específicos en cada una de nuestras oraciones, para que de esta forma podamos avanzar hacia lo que Dios nos quiere dar.


Ester 6:1 al 3 Aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que le trajesen el libro de las memorias y crónicas, y que las leyeran en su presencia. Entonces hallaron escrito que Mardoqueo había denunciado el complot de Bigtán y de Teres, dos eunucos del rey, de la guardia de la puerta, que habían procurado poner mano en el rey Asuero. Y dijo el rey: ¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo por esto? Y respondieron los servidores del rey, sus oficiales: Nada se ha hecho con él. Entonces dijo el rey: ¿Quién está en el patio? Y Amán había venido al patio exterior de la casa real, para hablarle al rey para que hiciese colgar a Mardoqueo en la horca que él le tenía preparada. Y los servidores del rey le respondieron: He aquí Amán está en el patio. Y el rey dijo: Que entre. Entró, pues, Amán, y el rey le dijo: ¿Qué se hará al hombre cuya honra desea el rey? Y dijo Amán en su corazón: ¿A quién deseará el rey honrar más que a mí? Y respondió Amán al rey: Para el varón cuya honra desea el rey, traigan el vestido real de que el rey se viste, y el caballo en que el rey cabalga, y la corona real que está puesta en su cabeza; y den el vestido y el caballo en mano de alguno de los príncipes más nobles del rey, y vistan a aquel varón cuya honra desea el rey, y llévenlo en el caballo por la plaza de la ciudad, y pregonen delante de él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey. 10 Entonces el rey dijo a Amán: Date prisa, toma el vestido y el caballo, como tú has dicho, y hazlo así con el judío Mardoqueo, que se sienta a la puerta real; no omitas nada de todo lo que has dicho. 11 Y Amán tomó el vestido y el caballo, y vistió a Mardoqueo, y lo condujo a caballo por la plaza de la ciudad, e hizo pregonar delante de él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey.


–          La fe hizo que el enemigo que quería matar a Mardoqueo, ahora lo tenga que honrar.


Ester 7:1 al 10 Fue, pues, el rey con Amán al banquete de la reina Ester. Y en el segundo día, mientras bebían vino, dijo el rey a Ester: ¿Cuál es tu petición, reina Ester, y te será concedida? ¿Cuál es tu demanda? Aunque sea la mitad del reino, te será otorgada. Entonces la reina Ester respondió y dijo: Oh rey, si he hallado gracia en tus ojos, y si al rey place, séame dada mi vida por mi petición, y mi pueblo por mi demanda. Porque hemos sido vendidos, yo y mi pueblo, para ser destruidos, para ser muertos y exterminados. Si para siervos y siervas fuéramos vendidos, me callaría; pero nuestra muerte sería para el rey un daño irreparable. Respondió el rey Asuero, y dijo a la reina Ester: ¿Quién es, y dónde está, el que ha ensoberbecido su corazón para hacer esto? Ester dijo: El enemigo y adversario es este malvado Amán. Entonces se turbó Amán delante del rey y de la reina. Luego el rey se levantó del banquete, encendido en ira, y se fue al huerto del palacio; y se quedó Amán para suplicarle a la reina Ester por su vida; porque vio que estaba resuelto para él el mal de parte del rey. Después el rey volvió del huerto del palacio al aposento del banquete, y Amán había caído sobre el lecho en que estaba Ester. Entonces dijo el rey: ¿Querrás también violar a la reina en mi propia casa? Al proferir el rey esta palabra, le cubrieron el rostro a Amán. Y dijo Harbona, uno de los eunucos que servían al rey: He aquí en casa de Amán la horca de cincuenta codos de altura que hizo Amán para Mardoqueo, el cual había hablado bien por el rey. Entonces el rey dijo: Colgadlo en ella. 10 Así colgaron a Amán en la horca que él había hecho preparar para Mardoqueo; y se apaciguó la ira del rey.


–          La fe hizo que Aman caiga muerto en su propia trampa.
–          Tus enemigos caerán en la trampa que levantaron contra tu vida.

 
CONCLUSIÓN


–          Dios te va a salvar de cualquier clase de situación en la que estés viviendo. Te va a librar del mal.
–          No va a permitir que tu pie resbale, por el contrario, el te va a proteger y levantar.
–          Este es el tiempo de liberación, recompensa y venganza del Señor.