¡Volvé a escuchar el culto aquí!

«El horno de fuego no pudo frenar el propósito de Dios»

INTRODUCCIÓN.

Sadrac, Mesac y Abednego, los muchachos que se negaron a adorar la estatua que Nabuconodosor había hecho levantar.

Daniel 3:1 El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de sesenta codos, y su anchura de seis codos; la levantó en el campo de Dura, en la provincia de Babilonia. 

Daniel 3:4 al 6 Y el pregonero anunciaba en alta voz: Mandase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas, que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado; y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo.

Daniel 3:12 Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado.

Ellos no se inclinaron ante la estatua del rey. Prefirieron obedecer a Dios antes que a cualquier mandato del enemigo.

NADA LES DESVIO SU FE EN DIOS

Era cultural que se adore en una nación pagana a una estatua.

Daniel 3:17 y 18 17 He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18 Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. 

  • Vemos en esta ocasión a jóvenes con convicción de lo que querían.
  • No les importaba tanto lo propio o lo personal como el servir a Dios y adorarlo.

Mateo 10:28 Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.

  • Para tener esta convicción se debe tener conocimiento de la Biblia.
  • Sadrac, Mesac y Abednego; conocían la palabra de Dios en una dimensión muy alta y eran apasionados. Vivían por lo que creían y estaban dispuestos a morir también por eso.

Romanos 14:7 y 8  Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. 

DIOS NOS RESCATO POR MEDIO DE CRISTO

Daniel 3:20 al 25 20 Y mandó a hombres muy vigorosos que tenía en su ejército, que atasen a Sadrac, Mesac y Abed-nego, para echarlos en el horno de fuego ardiendo. 21 Entonces estos varones fueron atados con sus mantos, sus calzas, sus turbantes y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo. 22 Y como la orden del rey era apremiante, y lo habían calentado mucho, la llama del fuego mató a aquellos que habían alzado a Sadrac, Mesac y Abed-nego. 23 Y estos tres varones, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo. 24 Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey. 25 Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses.

  • Si Dios te mete en una prueba, Cristo siempre va a caminar a tu lado.
  • Todos sabemos que Dios nos rescato de las tinieblas y nos trajo a la luz de Cristo.

Colosenses 1:13 Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado

Daniel 3:26 al 30 26 Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego. 27 Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían. 28 Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios. 29 Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como este. 30 Entonces el rey engrandeció a Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia.

CONCLUSIÓN

El poder de Dios nunca dejará de sorprendernos en medio de cualquier prueba.

Daniel 4:34 Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.

«Cuando reconocemos a Dios y nos es revelada Su persona, la adoración brota de nuestros corazones y hacen qué las cosas se alineen con Su voluntad que es buena, agradable y perfecta«

Diego Touzet

Categorías: Culto DomingoENERO